Una cena neoyorkina que termina en un bajo con jardín de Barcelona