La cena de María José provoca un cuádruple empate