Un platón, cuchillos volando y lágrimas en la cena de Mónica Hoyos