La casa de Ane, llena de muñecas de porcelana, escenario de pesadilla para Amaia