Un enganchón de Rafael Amargo y Carmen Alcayde acaba con Alonso abandonado la mesa