La buena intención no siempre es lo que cuenta: Raquel tropieza con la intolerancia de Sofía y la exquisitez de Olfo