La cena de Ane, aderezada con una buena dosis de… bronca