‘El mundo interior’ de Sarah es muy bonito, pero no sabe a nada