Javier pincha con sus banderillas a los tres tercios