El bacalao de Isidro deja a sus comensales sin palabras