Robots y una cena explosiva, el martes en casa de Luis