Un ático pijo chic, unos mariachis y mucho arrepentimiento el jueves en la cena de Capblanc