“Aterradora”, “parece Halloween”, “¡qué miedo!”… La entrada de la casa de Patricia horroriza a sus comensales