Arturo y Stéphane, la máxima expresión del ‘amor gastrónico’