"¡Repugnante!, ¡quiero llorar!": El postre amargo de Angie horroriza a sus invitados