Un apagón y un delantal con cinturón, los protagonistas del menú de Carolina