Los anfitriones flipan con la ensalada de ortigas de César