La confesión más sorprendente viniendo de la anfitriona de una cena: “No cociné en la vida”