Una anfitriona “egocéntrica” y más gambas congeladas