Andrés rompe con su espiritualidad en un brutal enfado con sus invitados