Ana no quiere hablar de dietas veganas ni de nutrición: “¡Qué horror, en una comida hay que disfrutar!”