Del amor al odio: Fortu triunfa con su entrante y hace aguas con el primer plato