Alexandra no limpia las coquinas... ¡y los invitados mastican arena!