Ainoa no se corta: Explica con una batería de zascas lo que opina de las almejas de Jesús