La actuación de Diego Martín pone el broche de oro a la cena de Fernando