Un abandono, una concursante reserva y una araña en el vino: Así ha sido la cena de Kake