¡Zasca, zasca y zasca! Entre Carolina, Patricia y la lasaña saltan chispas