¡Zasca! ¡Zasca! y ¡Zasca! Sonia recibe de su propia medicina