Yolanda descubre algo en la habitación de Esther que le quita las ganas de comer: “¡Qué asco!”