Yoka quiere ganar con un menú muy japonés