Yoka se la juega con una cena típicamente japonesa