Yoka ofrece a sus invitados… ¡un batido de su placenta!