'Ven a cenar conmigo': muertos de hambre y de risa en casa de Valle