Tito se esfuerza tanto con el menú… ¡que acaba cortándose el dedo!