Tiempo de tronío y mucho arte en ‘Ven a cenar conmigo’