Sonrisas a la cara, puñales a la espalda: los regalos de Patricia no convencen a todos