A Sonia se le va de las manos su cena rural festivalera con un punto de sofisticación