Sangre y platos rotos entre gambones y cigalas