Sabores italianos y una drag queen divina en casa de Mirko