Sabor a lana y la aparición estelar de Don Quijote, el miércoles en casa de Tito