Ruth, la anfitriona: “Ha comenzado la guerra”