La cena de Rappel empieza con un pene de bronce y termina con una sesión de Tarot