Óscar, un empresario crítico, visceral y un poco moñas