Olatz, una mujer que apuesta por lo bizarro