Ana Obregón le hizo una paella a Steven Spielberg y Coco Chanel se la hizo a Rappel