Nuria consigue lo imposible: Triunfa con un gratinado quemado y sus invitados le ordenan los cajones