Noe, a sus compañeros tras confesar que no le gusta la comida: “¿Os estáis riendo de mí?”