Noa apuesta por una cena potente y muy de microondas