Neftalí improvisa un postre-desayuno de risa que no gusta a nadie