Nacho se queda con hambre: “Es un plato de hospital, pero de hospital de Beverly Hills”